Orquesta improvisada

Estándar

Numerosos ruidos pisados y atropellados entre sí, pero juntos y entrecruzados resultan incluso agradables para el oído. En viento metal, ese bullicio mañanero entre la hormigonera y el albañil. En las trompetas, esos pitidos molestos de los conductores impacientes. En los violines, el sonido del afilador de cuchillos más oportuno del mundo. En la percusión, esos golpes policiales sobre el pobre mendigo que se arropa entre cartones. Y en las flautas, esos silbidos de los ruiseñores que activan mi despertador.

El tránsito del ser humano por este mundo deja como huella esas melodías provocadas por sus acciones, que a su vez, suenan como canciones.

Eduardo López

image2

Imagen por Daniel Cuello

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s