Esperar por no desesperar

Eduardo López