Sin granito de arena, no hay victoria

La creadora y peligrosa mente se apodera del dominio consciente de mi cuerpo. – Yo quiero pero no puedo. – ¡No! ¡No quieres! Mi alrededor intimida a mi alma que deseosa de vida, pide limosna en el callejón oscuro de mi pensamiento. Las ideas atormentadas necesitan la sal de la mar serena para centrarse en la esencia de su existir.

¡Para entonces querré y podré hacerlo!

Eduardo López

image1 (2)

Imagen por Eduardo López

¿Nos desayunamos?

– Me gustaría tomar un vaso de tus labios flambleados y rozarlos con la humedad del borde de tu paladar. De no haberlo, preferiría un beso rápido y dejar fluir así nuestra libertad.

PD: Saca vida de lo muerto, por favor.

Eduardo LópezProcessed with VSCO with g3 presetImagen por Eduardo López