En contra del enemigo

Si el filo punzante fuera afortunado y diese con el blanco perfecto, los asesinos de almas serían atravesados a la vez sin manchar el suelo con su sucia sangre.

Eduardo López

image1

Imagen por Eduardo López

¡Déjalo volar!

– Si de verdad está preocupado/a por la caótica juventud de tu hijo, problemas en el colegio, malas contestaciones y numerosos cambios de humor, le recomiendo que envíe usted rápidamente a su hijo al lugar donde más va a aprender. Allí verá los caminos y los acompañantes deseados, o bien odiados. Allí verá la riqueza frente a la pobreza en el aire y aprenderá a andar por el sendero de las decisiones. Allí se dará cuenta de lo que es realmente la vida. Y será allí, en La Calle, donde comience a conocerse a sí mismo y a valorar lo que tiene y lo que en un futuro querrá tener.

Sin tropiezos no hay avance.

Eduardo López

Image-1

Imagen por Eduardo López

No te agobies

¿Dónde situarías, si el viento azotara tus vicios, el amor hacia lo amado?

Quizás el mar ardería difuminando en él la llama de lo prohibido, o tal vez, el deseo de vivir diluyera la paciencia del paso detenido del tiempo. Pero lo mejor será esperar soñando el momento imaginado, dejar sonar la voz de la esperanza.

Eduardo López

image2

Imagen por Eduardo López

Sin granito de arena, no hay victoria

La creadora y peligrosa mente se apodera del dominio consciente de mi cuerpo. – Yo quiero pero no puedo. – ¡No! ¡No quieres! Mi alrededor intimida a mi alma que deseosa de vida, pide limosna en el callejón oscuro de mi pensamiento. Las ideas atormentadas necesitan la sal de la mar serena para centrarse en la esencia de su existir.

¡Para entonces querré y podré hacerlo!

Eduardo López

image1 (2)

Imagen por Eduardo López

¿Nos desayunamos?

– Me gustaría tomar un vaso de tus labios flambleados y rozarlos con la humedad del borde de tu paladar. De no haberlo, preferiría un beso rápido y dejar fluir así nuestra libertad.

PD: Saca vida de lo muerto, por favor.

Eduardo LópezProcessed with VSCO with g3 presetImagen por Eduardo López