De paseo con las conclusiones

Con un simple roce visual puedo imaginar por dónde andan tus intenciones. La pisada, la forma de caminar, la postura corporal, nos vende continuamente. La tristeza de aquella señora rica se presenta con grandes caídas de brazos y cabezas agachadas. Pies arrastrados por el suelo y ritmo lento. La alegría de aquel vendedor de cupones se muestra con amplitud de brazos, zancadas energéticas y frente alta. La frustración de aquel vagabundo se hace ver. El descontrol de cada articulación se camufla con los impulsos injustificados de este individuo. La felicidad de aquella niña montada en su patín se percibe a kilómetros de distancia. Cuando estamos felices el cuerpo lo sabe y todo el que se cruce y observe su paso querrá contagiarse de ella.

Dar un paseo puede ser el descubrimiento más enriquecedor.

Eduardo López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: