Sin categoría
Dejar un comentario

Anticipando o cagándola

Hay bocas impulsivas donde la fuerza cae por su propio peso. De ellas surgen ideas desgarradas con gritos y enfados. No hay sin duda tarea más complicada que controlar la radicalidad de nuestros actos. Aun así la ira sobrepasa sus límites. Cuando los ánimos se tensan, el cuello y la mandíbula pasan a ser protagonistas. La mirada expectante, vasos rotos, tachones sin sentido y las pulsaciones en su mayor delirio.

Más sencillo es tomar aire antes de hablar.

Eduardo López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s