Sin categoría
Comments 2

Ventana

Hacía meses que la ventana no quería dejarme viajar. Las persianas siempre permanecían altas y mi vista concentrada en imaginar el camino. Optaron por empañarse los cristales y también mi mirada. Todas las horas invertidas en aquel ventanal pasaron del recuerdo al olvido. Pero siempre volví a intentarlo, porque tras ella la realidad permanece viva y con ella mis pensamientos prevalecen. Observo tanto como respiro. Y si es esta mi única oportunidad de vivir que sea rica en vivencias. Las palabras me ayudan a aprender de mis errores. Las personas muestran sus jugadas y mis ojos captan cada uno de aquellos detalles que hacen diferente a esta ventana. No es un lugar cualquiera, es el sitio donde barnizo mis deseos con la belleza natural de las palabras.

Te invito a que mires tras la tuya, nos veremos tras el reflejo.

Eduardo López

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s