Sin categoría
Dejar un comentario

Espectador sanador

He guardado bien vuestra mirada por si decidís no volver a mirarme. Un sutil gesto como el de vuestras pestañas al parpadear es para mí más que suficiente. Nos cruzamos varias veces, yo por delante de vuestra expectación. En el momento más excitante, el cuerpo bailaba solo y las lágrimas deliraban por mis mejillas. Sentía la piel tensada por el gran cúmulo de emociones. Las manos sudaban nervios y los pies se fusionaban con el escenario. Sentir vuestro calor fue la mejor decisión que he tomado.

Echar de menos el lugar donde más aprendiste a vivir.

Eduardo López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s