Sin categoría
Dejar un comentario

Lejos

Que vengan a mí los problemas.

Que se rompan mis huesos.

Que me caigan piedras del cielo.

Que me parta un rayo el alma.

Que se me queme la piel con fuego.

Que el dolor me haga retorcerme.

Que la soledad me castigue.

Que el amor me ciegue.

Pero, por favor, lo mejor para los demás. Protege a mi familia, cuídala mientras yo asumo las consecuencias de la propia vida.

Eduardo López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s