Sin categoría
Comment 1

¡Ni te acerques!

No la toques sin su consentimiento porque yo sí tengo permiso para destrozarte la vida si cruzas la línea prohibida. No la mires, no imagines su belleza entre tus brazos.¡No quiere! Y tampoco va a querer sentirse en un futuro insegura por tus evidentes frustraciones. Te mereces soledad y sufrimiento, estás ahogando en lágrimas sus ojos y congelando su mirada perdida. La imagen del hombre cosechando inseguridad y la mujer desorientada entre miedos por culpa de la desgracia mental que en la cabeza de los maltratadores reside. Nos merecemos libertad a la hora de elegir con quién compartir nuestros deseos. Los tiempos cambian y el odio crece rebosante entre gritos de lucha y desolación. Ya confundieron nuestros antepasados el concepto de superioridad con el de inseguridad. Y como de cobardía viven, que la venganza les vacie y les obligue a rendirse.

Nos hace falta unión para poder reformar el destrozo creado. Los culpables deben pagar bajo suelo por su merecido y los inocentes no dejar pasar ni una más.

Eduardo López

Eduardo López

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s