Sin categoría
Comment 1

Realidad en el café

¡Buenos días cafeína! ¿Qué sería de mis días sin tu presencia? Eres amargo como mis despertares malhumorados pero también suave y cremoso ritual con el que arranco la rutina. A veces mezclado con leche y acompañado fríamente con hielo, pero siempre sin azúcar. El dulce para después, cuando el alma esté sin aliento tras los esfuerzos realizados. Te mueves en círculo cucharilla, crema a un lado y cubitos de hielo congelados ansiosos de ser devorados. Ese sabor remueve y reactiva mis emociones, necesito estar en alerta, puede cruzarse una emoción fuerte y no son presa fácil. Te agradezco tu gran compañía y sobre todo gracias por darme vida en cada despertar. El malhumor y la negatividad desaparecen cuando tu mano se sitúa frente a mí para ayudarme a levantar de la cama.

Sábanas malvadas contra el café de por las mañanas.

Eduardo López

Imagen por Eduardo López

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s