Sin categoría
Dejar un comentario

No parar

Nos mecíamos sin querer pero el balanceo se instauró en nuestros cuerpos. Los rayos solares alimentando a nuestras pieles morenas. Lanzábamos hacia un lado y hacia el otro, los peces comían pero su rápida picada les impedía caer en la trampa. Las horas pasaban, el cebo se acababa y la paciencia se perdía. Nos miramos, suspiramos y cerramos los ojos… Llegó, el puntero se movió, el carrete deliró y poco después el cuerpo del pez fuera del agua brilló.

No pares de lanzarte, algún día tus esfuerzos tendrán recompensa.

Eduardo López

no parar

Imagen por Eduardo López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s